15:09

AITZGORRI

Este Sábado subimos una de las cumbres mas emblemáticas del País Vasco, el Aitzgorri (1528 m).
Hacia mucho tiempo que no la subía y es un monte al que tengo un especial apego.

La wikipedia dice del Aizgorri o Aitzgorri lo siguiente:
El Aitzgorri, aún sin ser la cima más alta del macizo del mismo nombre, es la más popular y conocida del mismo. Forma parte de una gran masa caliza que se extiende de este a oeste y parece formar parte de la línea de los montes del Duranguesado. Se sitúa en la parte este de la crestería que cierra las campas de Urbia por el norte cayendo, vertiginosamente, al norte sobre Cegama.
En su cumbre, a 1.528 m de altura, se levanta la ermita del Santo Cristo que guarda un crucifijo que se tiene por milagroso. Es la última cumbre por el este de la crestería. Debajo del Aitzkorri se ubica el paso de San Adrián, por donde cruza la sierra la calzada medieval, que unía la meseta con los pasos norteños hacía la costa cantábrica. La característica más reseñable de este paso es que atraviesa la roca mediante una cueva natural que guarda en su interior la ermita del santo que le da nombre. El camino de Santiago francés tenía paso por la peña de San Adrián y fue recorrido desde el siglo XI pero de forma intensa a partir del XIII. Al lado de la ermita cimera hay un pequeño refugio que invita a pasar la noche en la cima (bueno de esto tengo mis dudas).
En la vertiente sur se abren las campas de Urbia (que encierran un secreto inimaginable, ya vereis un poco mas abajo), que se sitúan a 1.000 m de altitud y se cierran por un lado con el macizo del Aitzgorri y por el otro con el Zabalandi. El valle se extiende de este a oeste, con un acceso desde el santuario de Aránzazu en Oñate y otro por San Adrián. Estas campas son lugar de pasto desde tiempos prehistóricos y de ello dan muestra los monumentos megalíticos que allí encontramos.
Los rebaños de ovejas, de la raza latza, pastan en los prados que se abren entre las peñas calizas y bosquecillos de hayas y espinos albares. Los pastores se agrupan en pequeñas concentraciones de txabolas (algunas mas grande que mi casa), que les sirven de vivienda en los meses de verano. Desde el año 2006 es parque natural.
La ascensión es de dificultad media (yo diria que para los iniciados y cabras en general), con pendiente bastante constante pero con descansos en la mitad de la ruta. Se asciende muy cómodamente al transcurrir la mayor parte del sendero por el hayedo, siendo sólo los últimos metros una senda con mucha piedra suelta en la que hay que tener bastante cuidado. Es un poco complicada la orientación al existir muchos caminos por la zona, y estar señalizados con el mismo tipo de marcas, además en el hayedo se pierden muy fácilmente las referencias (que se lo cuenten a Patxi y a Unai).
Y después de este rollo os cuento el paseo, la cita era a las 7,30h (si yo también pensaba que no abrían el monte tan pronto pero parece que la gente tiene insomnio) en los petroleros, una antigua prospección abandonada que sirve de parking, la ascensión discurre por un bosque de hayas que cobra un aspecto fantasmagórico con la niebla parece que en cualquier momento te vas a encontrar con los gnomos del bosque.

La ruta no esta muy definida y la subida se hace un poco por donde se puede hasta llegar a la antigua calzada romana que une el paso de San Adrian con Galarreta, para tener 2000 años no esta en muy mal estado. El grupo ya empieza a separarse, los montañeros mas experimentados empiezan a marcar un fuerte ritmo los mortales nos quedamos mas rezagados.
El camino discurre por el bosque hasta cerca de la cumbre en donde desaparecen los árboles y empiezas a notar que estamos ya muy altos, la llanada alavesa todavía con niebla queda bastante abajo
y enseguida se ve la cumbre y la ermita que hay bajo ella, "esto está hecho dice algún pobre infeliz"
Hacemos cumbre y nos avituallamos y enseguida nos cuentan lo mejor, pongo las fotos de la prueba por si alguno duda.

Bajo el macizo del aitzgorri están las campas de Urbia y la ultima casa es nuestro destino (el almuerzo espera allí) no se si se apreciará en la foto pero la casita es un punto diminuto que aparece al fondo a la izquierda(esto no va a ser tan fácil)


Cogemos el camino de cabras que va por las cimas del Aitzgorri y buscamos la bajada a las campas, la bajadita en cuestión, creo que se puede vas en la foto, es un pedregal vertical que hay que tomar con paciencia y buen tiento.

Bien, ya estamos abajo, ahora un paseo por las campas hasta el almuerzo, llegamos a la cabañita y resulta ser un restaurante como Dios manda y tira como en esta tierra somos así de chulos pues nada que nos sentamos a la mesa y nos metemos entre pecho y espalda unos huevos con jamon o chorizo y patatas (que a estas horas entran solos) como quien no quiere la cosa, me río de las barritas energéticas
llegados a este punto lo que apetece es el café y la siesta, pero no caerá esa breva, arranca la expedición y nos comunican que solo nos quedan 2 horas de caminata para volver, en fin los huevos con jamón y yo nos lo tomamos con filosofía y nos liamos a andar de nuevo, la vuelta se hace por bosque de hayas por donde subimos hasta la calzada romana y de ésta a los petroleros. Llegamos al coche a las 14,00 h y el asunto tiene gracia, en el parking esta el coche de Unai que andaba con Patxi y que no se habían quedado a almorzar para llegar antes a casa, bendito móvil, contactamos con ellos y nos comentan que están dando un paso por el monte, supongo que se les hacia corto lo que habían hecho, y que estaban un poco perdidos (y que el gps de la blackberry solo funciona con cobertura), menos mal que el monte en fin de semana esta mas transitado que la plaza del pueblo y un pastor los pone en vereda. 14.30 aparecen los expedicionarios con cara de cansaditos y damos por acabado el paseo, vuelta a casa, los huevos con jamón me comentan que estaría bien una sistecita.


Datos generales: 
  • Total recorrido : Calculo que unos 12 km
  • Tiempo: Unas 6 horas con almuerzo y paradas.
  • Dificultad: Media, al dia siguiente no duele mucho.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada